Toms nació hace unos años como una marca de zapatillas con una filosofía muy especial: cada vez que un comprador se hacía con unas de sus zapatillas, ellos entregaban un par de zapatos a un niño que los necesitase. Su fundador, Blake Mycoskie, tuvo la idea durante un viaje a Argentina, cuando vio como los niños vivían en extrema pobreza y en condiciones sanitarias negativas. Desde 2006 han entregado unos 35 millones de zapatos a niños de todo el mundo. El modelo se ha ampliado y ahora algunos de sus productos sirven para educar a comadronas, para llevar agua potable o para ofrecer la asistencia sanitaria de oculistas.

Los zapatos de Toms son atractivos porque no son simplemente – y por tanto – zapatos pero además sus colecciones tienen estilo y son perfectas para muchos estilismos. Además de las zapatillas originales, Toms fabrica ahora zapatos de mujer, de hombre y de niño. Cuentan con botas, slippers, zapatos de tacón, sandalias y botines.

La marca también es responsable durante la fabricación de sus zapatos. Sus cajas están hechas con materiales a un 80% reciclados y emplean tinta de soja para imprimir los mensajes y sus zapatos usan materiales orgánicos, naturales o reciclados como materia prima.

Recently viewed